Pages

Coleman, el poeta oscuro

01 julio 2008

Richard Coleman, circa 1987 Tal vez sea Richard Coleman uno de los mejores autores de letras de rock que se convierten en poesía de este lado del mundo. Podemos incluir a Spinetta, al Indio Solari, a otros más. Pero acá intentaré plasmar un factor que ningún otro músico argentino logró con tanta eficacia y sensibilidad: la capacidad de transportarte a paisajes sonoros que tu cabeza no espera.
Las canciones de Coleman -y en este caso vale resaltar: la música más la letra más la manera de cantar- son capaces de arrastrarte con los pies en el aire hasta
escenografías distantes e imaginarias. Me animo a comparar esta capacidad, sin ir más allá, con el vuelo y las performances de David Bowie. No casualmente el cover más conocido que hiciera Coleman (en épocas de Fricción) es Héroes, antiguo tema del Duque Blanco. Que canción, por favor!.

Pero regresemos a las obras de Richard, un tipo con la cabeza llena de lecturas de poetas como William Blake o Dylan Thomas, capaz de conjugar visiones reales y
fantásticas sin fronteras.

«En épocas en que los grandes letristas no descuellan (salvo los tradicionales), Coleman insiste en una poesía única y particular. Fascinado por los juegos de palabras y por una danza casi fotográfica de imágenes superpuestas, canciones como "Azulado" (que grabó Soda Stereo en su segundo LP) o las actuales letras de Los Delfines están absolutamente dedicadas a la belleza» (Gloria Guerrero)
Esta canción, (A) Marte, incluida en el disco Nada memorable (1993) de Los 7 Delfines resume todo esto. El romanticismo oscuro, las visiones estelares, la modernidad vista desde siglos pasados. Todo eso "cabe a los dos".
Escuchala acá, mientras repasás la letra más abajo:



A (Marte)

Tengo una historia,
vengo de otro mundo.
La verdad, mi fantasía voy a elegir.
Hay un Lovecraft que ha leido Ray Bradbury (lo sé).

Hombres tatuados
vengo dibujando.
Cuando preguntaron a dónde me fui,
el mayor silencio hiciste.

Tengo una cultura,
vamos a la calle.
A manejar la máquina...
A manejar la máquina de Bradbury.

Amo lo que existe
entre nosotros, todo.
Amo lo increíble
cabe a los dos...

A Marte...
Amarte... ahí.
A Marte...
A Marte me fui.

(Coleman-Saenz Paz-Ureta)

Web oficial de Los 7 Delfines
La foto de Richard se publicó en el suplemento CAIN, allá por 1987.

Nota del Staff
Después de un tiempo de investigar y probar varias herramientas que respondieran a las necesidades sonoras de Klamahama, y a los tiempos de edición que implica, ponemos a consideración de nuestra amable audiencia este sencillo cosito que tan maravillosamente han desarrollado los creativos de evoca.com.
Sí, si, es un reproductor de audio (mp3 en nuestro caso), ni más ni menos, y de los que seguro conocerán decenas, pero creemos que este es tan pequeño y versatil que nos permite agregarlo en las entradas y seguir editando los contenidos como hasta ahora, sin asesinar vilmente el diseño.

6 comentarios:

Miriam dijo...

Para la anécdota: "Mirá, por algo le habré puesto Nada Memorable a ese disco..." (el Ricardo amargo en la presentación de "Desierto")

Aguante Valle que ya llega....

Besos, M.

Ariel dijo...

Se interpreta de muchas formas eso. Los segundos discos de las bandas suelen ser una encrucijada para las bandas que tuvieron debuts demasiado mediatizados: todo el mundo tiene los ojos puestos en ellos y la presión hace el resto.
A mi me gustó en partes. Sobre todo lo que menciono en el texto.
Cuidado con los nachos y los conitos!
Ariel

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Hey, permiso. Acá he llegado a través de su comentario en mi blog y me encontré con un blog muy copado, realmente.

Y me interesó comentar en este post.
Me gusta mucho Richard pero cuando hablamos con amigos que comparten dicho gusto, siempre es el mismo punto el de discusión:
"No tolero la versión (horrible para mí) que hizo de Heroes".
Amo a Bowie y tanto su voz como la letra (con su buen acento inglés) no tiene nada que ver con el amigo Richard cantando en castellano.
Reconozco que me cuestan mucho los covers de un idioma, trasladados a otro. Eso es lo que me da un rechazo a priori.
Y siempre es la misma discusión, tal es así que ya me han traído "Karma Policía" de Palo, y otras, para molestarme aún más :P
Dejo un saludo y espero que sigamos comentándonos (miriam)
Lucy.-

Miriam dijo...

Lucy: bienvenida!
Y dos cositas:
Cuando Bowie vino a nuestro suelo patrio, le hicimos llegar la versión de Fricción de Héroes y dijo: "Excelente!" (después defenestró incluso la de Oasis)
Y sepa que contamos con Ud. para intercambiar, ya que su blog es alto literario, alto agite, alto femenino.
Besos, Miriam

Alejo Salem dijo...

Me parece que poner al flaco, al Indio y a Coleman en el mismo párrafo dedicado a la poesía en el rock es un poco excesivo...


Saludos.

Ariel dijo...

Hola Alejo_Gracias por llegar hasta acá y comentar. Sobre los poetas, hubiera puesto a otros más, Palo Pandolfo por ejemplo. De hecho existe algún libro que recopila bajo el rótulo de poetas del rock a una docena de artistas locales que de alguna manera hacen poesía con sus letras. Sobre los tres que menciono estoy de acuerdo en que sus formas y sus mensajes son diferentes, y merecen cada uno un análisis propio. Pero en fin, el rock nunca buscó ser académico, así que no estaría mal ver a los tres juntos, pero no revueltos.
Un abrazo.
Y esperamos nuevas opiniones tuyas, que ayudan a crecer.
Ariel