Pages

Zapatos y fetichismo

26 julio 2008

Vivimos días de veneraciones extrañas, paganas según quien lo mire. Esto, al sagaz lector de Klamahama no le es ajeno. Lo que no siempre se advierte, es que ya visto todo el cine, escuchado las canciones y leído los libros necesarios, volvemos a casa y estamos solos. Como cuando llegamos al mundo. Solos frente al espejo, piel y sentimientos.
A partir de nuestra desnudez inicio esta columna, para vestirnos con la piel de otro, para meternos en el placard y conocer nuestros oscuros deseos, para hablar de lo que nos cubre y nos identifica. De ropa, de vestuarios, de indumentaria, de accesorios y demás chucherías que elegimos sólo para encontrarnos con alguien más, para salir de cacería, para hacer el amor.

Hoy: Zapatos y fetichismo

"Put on your red shoes
and dance the blues”
David Bowie

De todos los objetos que nos rodean a diario, los zapatos representan el fetiche más deseado por hombres y mujeres. En esta idea se basó el encuentro de ideas y creación entre el director David Lynch y el diseñador francés Christian Louboutin. El proyecto surgió de casualidad, cuando Lynch preparaba una exposición para la Fundación Cartier, y derivó en la creación –a manos de Louboutin– de una serie de zapatos exclusivamente como objetos de culto, extremadamente sensuales y fetichistas. Zapatos que luego fueron fotografiados por el cineasta con la misma atmósfera de pesadilla que define sus películas.
Los cinco pares de zapatos rojos, negros y rosas, destacados por los tacones, larguísimos y muy afilados, trepan por la pierna en redes y trenzas, desafían los límites de la estabilidad y desfiguran la naturaleza femenina en formas imposibles.
Los zapatos y las imágenes, que el mismo diseñador ha comparado con la serie Twin Peaks, fueron vistas el año pasado en la exposición "Fetiche", en la sala parisina Galerie Du Passage.

Para ver la imágenes en gran tamaño pichá sobre cada una.
O visitá
nuestras galerías en Flickr.

"Por que algunos objetos son (…) otra cosa más, profundamente relativa al sujeto, no sólo a un cuerpo material que resiste, sino un recinto mental en el cual yo reino, una cosa de la cual yo soy el sentido, una propiedad, una pasión”, dice Jean Baudrillard en el libro “El sistema de los objetos”.
Esta pasión por los zapatos va más allá de su función. Algunos son símbolos, como la posesión, la identidad, la feminidad y hasta el poder, mostrando la personalidad de quien los lleva.

"Los ojos pueden ser el espejo del alma, pero los zapatos son la puerta de la mente” (Linda O’Keeffe en su libro “Zapatos: Un Tributo a las sandalias, botas, zapatillas”)

La forma del zapato de mujer, la forma que adopta el pie dentro de un zapato alto y el propio pie han sido considerados a lo largo de la historia como fetiches, como el zapato “de pie de loto” (que durante mil años torturó a las mujeres chinas obligándolas desde niñas a vendarse los pies para que éstos adquirieran una altura de siete centímetros –dedo mayor hacia abajo y talón bien alto–, como si calzaran zapatillas de baile de punta. Estos pies eran considerados la parte más erótica del cuerpo de la mujer, se diseñaban exquisitas piezas para lucirlos y el fetichismo masoquista masculino llegaba al punto de exhibir en bandejas los ejemplares que poseían sus esposas. La tortura entró en desuso cuando China se transformó en República, en 1912, y Mao se encargó luego de prohibirla.

Una vez le hice el amor
a un drácula con tacones:
era un "pop" violento que guió
el gran estilo siniestro.
Patricio Rey

Y en cuanto al taco... bien, allí radica el poder, hasta la sexualidad está en juego en esos centímetros. Dice Linda O’Keeffe: “Psicológicamente, los tacones le permiten marcar el paso en lugar de seguirlo, una mujer normal y corriente se transforma en una vampiresa capaz de conseguir que los hombres caigan rendidos a sus pies. (...) Físicamente, a una mujer le es imposible encogerse si lleva tacones, éstos la obligan a erguirse, a adoptar una pose, ya que anatómicamente su centro de gravedad se desplaza hacia adelante. La parte inferior de la espalda, la espina dorsal y las piernas parecen alargarse y el pecho se yergue, las pantorrillas y los tobillos se realzan y es como si las bóvedas de los pies fueran a echarse a volar en cualquier momento”.

Es todo por ahora. No olviden que aquello que nos fascina, nos apasiona, nos seduce y nos atrae, nos hace irresistibles.

Podés ver todas las imagenes en la Galerie Du Passage y en el sitio coolhunting.com.
La web de
David Lynch.
La web de
Christian Louboutin.

mdvalle es Diseñadora de Indumentaria. Lo que fue, es y será: docente en una escuela de diseño, diagramadora de un diario de Neuquén y la revista El Borde, creativa en publicidad y arte de tapa de discos. En MySpace expone sus graphic beats. Desde el 3 de julio es mamá de Uma :)

7 comentarios:

Miriam dijo...

Valle: impecable!
Tremendas fotos, buenísimo txt.
Feliz de compartir el espacio femenino contigo -aunque lo mío sea diferente- me gustó ser sorprendida por algo más que el diseño y los dibus, qué de eso ya tenía muestras.
Beso.
Miriam

mdvalle dijo...

Miriam.
Gracias por los elogios. Después de muchas charlas con el "editor titulado", al final lo convencí.
La palabra no es mi fuerte, pero igual las chicas tomaremos el poder...!!! Ja ja..
Lo tuyo es diferente, pero está buenísimo porque nos trae esas noches de fiesta. En tus notas veo gente prendida fuego y uno se transporta por un instante.......intentando imaginar "haberlo vivido", sensación de que, detrás de todo artificio, hay inspiración... en esos tiempos románticos y creativos. Como dice una letra de Ulises Butrón, "esta noche los amantes tienen la ciudad y no se adonde estás"...a mi me pasa, con esas cosas que vivimos y no se puede traer de vuelta. Ahí aparece Vida de Ratas...! Son excelentes!.
Saludos, Valle

Antonio López dijo...

Las fotos son fantasticas! En mi blog hablo sobre el fetichismo de zapatos, si te interesa.
Te dejo mi blog: tn160.blogspot.com

karina kardozo dijo...

Son grandiosas las fotos

karina kardozo dijo...

Yo soy súper fetichista me encantan los tacones especialmente los de tacón fino.

karina kardozo dijo...

Antonio dime tu usas tu los pones los tacones si es así te vez muy bien ánimo.

Anónimo dijo...

Amoooo los tacones!!!. Tds los q teng son de tacon fino... Y con plataformas... Me sient comoda desd los 12 años q uso tacones.... Nos deja elegants y femeninas...