Pages

En compañía del miedo: 65 años de LSD

03 octubre 2008

Festejo Aniversario tras 65 Años de LSD
Homenaje a Albert Hoffman


Escribe: Florencia Marino

Aún puedo ver la plancha “Hoffy” aniversario... Al principio pensás que nada va a suceder y puteás porque querías que ALGO sucediera. Cualquier cosa estaría bien, sabés. Tu acompañante dice que “tal vez otra media hora o un poco menos” para que haga efecto, y esta vez se mete una dosis más pequeña debajo de la lengua “por si no llegara a pasar nada”. Comenzás entonces a sentirte extraño…
Tus sentidos se intensifican. De repente, notás unas cuantas calaveras detrás de un árbol y tu amiga dice que es sólo un conejo muerto. Pensás que no podés estar seguro de nada y te alejás, pero mirás atrás y te das cuenta de que apenas era una gran roca blanca.
Te reís, parás, reís otra vez. Reís porque te ves riendo, pero en medio segundo olvidaste de qué te reías en primer lugar. Entonces oís pasos acercándose hacia vos y tratás de actuar sobrio. Eso sólo te hace querer desaparecer.
Estás inmóvil. Te estás muriendo de miedo. Te metés coca y perseguís a un pobre gato que está ahí, en el parque. Cosas tontas te salen de la boca como “nunca habría guerras con esto” o “el pasto es muy retro”. Te preguntás seriamente por qué todo es asunto bélico durante estos trips.
Te ves parte de una película sobre Woodstock, algo así como una versión hippy de La Familia Ingalls. Mirás el parque con cierto cariño hasta que recordás haber odiado siempre esa serie de tele.
Luego, para cortar el silencio de la noche, creés necesario agregar otra frase y expresás el supremo cagazo que aquellos pasos te habían provocado: “me siento como una ardilla en peligro, es instintivo”. Casi lo escupís con pereza, queriendo tener algo nuevo que decir en mente.
Los grillos se atraen con su canto y una brisa cálida acaricia tus mejillas. Te dejás caer de espaldas para observar las estrellas, como si aquel alivio de la naturaleza te estuviera arropando. Incomparable.
Jamás te habías sentido tan pleno y único antes, pero la brisa se fue y creíste ver un platillo volador rozar Venus. Tu amiga ríe hasta advertirte que está a punto de orinarse y le das un buen puñetazo al hombro.
Justo cruzando el parque hay un bar, nada especial, sólo cinco o seis mesas pequeñas en una habitación no mucho más grande que tu departamento. Tu departamento… ¡Qué maravilloso sería teletransportarte hasta ahí! Nada parece ser imposible, pero sólo por si acaso, decidís que un café va a ser lo mejor. Seguir bebiendo cerveza no sería muy bueno.
Te causa gracia imaginarte como un estúpido en la calle, de pie, esperando cerrar los ojos y estar en casa al abrirlos. No podrías tolerar las miradas ajenas, así que iniciás conversación con un anciano que bebe su cerveza a dos mesas de distancia. Te incomodó que no te quitara la vista de encima y es por eso que querés mostrarte amable…
Tiene la corbata manchada y los pantalones le quedan cortos, sin planchar. Le pedís a tu amiga que lo haga callar y media hora más tarde estás en la cama. Ahora tu frente pesa sobre tus ojos. Ya son las seis de la mañana. Pasó mucho tiempo y llegás a pensar que podría no acabar nunca.
Un minuto más y te alcanza lo peor: relámpagos de azul eléctrico cruzan tu cabeza como un río enfurecido y vos estás en el medio. Tu amiga te había dicho que lo dejaras fluir, que no intentaras bloquearlo o podría hacerte daño. Siempre te fue difícil. Lo sabés, estás seguro de que esto es el punto máximo de tu viaje fantástico y tenés que atravesar ese último trecho.
Tu cara se ve como un tomate y sudás como un cerdo. Pesadillas, miedo, más relámpagos y te aferrás a tu cama porque necesitás mantener los ojos abiertos hasta caer dormido. Ves el infierno cada vez que cerrás los ojos, pero por primera vez realmente podés ver con los ojos cerrados. Entonces pensás que todo está en tu mente aunque no estás del todo seguro. En esos momentos de tormenta, tu única certeza es la incertidumbre.
Diez horas y tus ojos aún se ven como dos enormes bolas negras, pero a pesar de estar completamente irritado, lo peor sigue siendo ese maldito martillo que golpea en tu cabeza cada vez que vas a dormirte. Te impone imágenes aterradoras y no podes hacer más que esconderte bajo las sábanas y contener la respiración, todavía aferrándote a tu cama y a punto de volverte loco.
Doce horas completas.
Tus ojos están en su lugar y tu cuarto también. Ahora nada se mueve. Te das una ducha, comés algo y llamás a tu amiga, quien seguramente se habrá arrojado a su sillón sin dejar pasar la luz del día. Tu escena no es muy distinta, de todos modos.
El hijo de puta vivió 102 años con esto, che –dice tu cómplice mientras mastica algo.
Lo felicito, ¿qué querés que diga?
Nada. Solamente que “Albertito” era un genio.
Evidentemente… Llamáme el sábado –concluís, pero oís a tu amiga respirar inquieta.
¿”Rolling” el sábado? –dice.
Logran reírse de todo lo sucedido e incluso de lo exhaustivo que el viaje ha sido. Te cuenta que el taxista que la llevó a casa era un italiano que sutilmente quiso robarle, que silbó y bailó en su asiento durante todo el recorrido. “Le faltaba la puta pandereta”, decía.
No sabés si creerlo o no. No sabés si tu amiga aún lo cree. Ves Roma, Europa, un plato de pastas mientras escuchás la anécdota. Vas a colgar el teléfono y antes de despedirse ella dice: “no quise alarmarte antes, pero el tipo del bar nunca existió. Hablaste a la nada”.

"The firt trip", el collage de la bicicleta, es obra de Tim Parish y fue publicado en Penthouse Magazine. La otra imagen es de Alex Grey.

Florencia Marino es periodista.
El relato que publicamos hoy es su primera colaboración para Klamahama.
Desde el piso 93 le damos la bienvenida al blog.
Su fotolog:
fotolog.com/reporterarg

9 comentarios:

Leonardo Parente dijo...

Ave Albert!!! Bueno recuerdo Florecia...

Barrabasada dijo...

xcelente trip amiga.
excelente me emociono mucho su relato realmente.
Besos muy buenas fotos.ç

Macarena dijo...

¡Atención!
Se necesita con suma urgencia dadores de conocimientos artísticos de cualquier tipo y factor (fotografía, textos, aportes culturales y demás cuestiones graficas), para el armado de revista femenina sin horóscopos ni consejos de pareja inaplicables.
¡Porque creemos que existe una vida más real y divertida detrás del secador de pelo!
Para más información comunicarse con casineuroticas@gmail.com
Muchas gracias

Señorita dijo...

Wow, parece la escena de una peli, esas tipo Trainspotting, bien de culto, pero que aún no existe.
Le veo futuro comercial, capaz deberías reconsiderar escribir el guión.
Muy bueno Florencia.

Saludos klamahamos.

clau dijo...

Me ha gustado especialmente el uso de un lenguaje propio de la cotidianidad. Eso quedó muy bien en un texto de estas características. ;)

A propósito del tema, aprovecho para recomendar a todos aquellos que quieran ilustrarse más sobre el consumo del LSD, la película "The Trip", dirigida por Roger Corman y con guión nada menos que de Jack Nicholson. No es un prodigio cinematográfico, pero resulta interesante, pues fue el primer film que trató abiertamente esta cuestión alucinógena.

lukarda dijo...

bonito viaje, amenas palabras!

salute.

EEDV dijo...

Un viaje citadino, espero tener uno de esos algún día. Muy lindo el texto.

Saludos.

Florencia Marino dijo...

Chicos, quiero agradecerles por los comentarios que han dejado. Me alegra sinceramente que hayan disfrutado este relato, el primero que les he ofrecido. Gracias!!
barrabasada: te emocionó? Sabrás de qué hablo! ;)
Quiero decirle a Señorita: imaginate que vi Trainspotting unas ocho veces y vengo de ese "palo" cinematográfico... Tuviste una buena idea. Hacer un guión no estaría mal. Lo voy a pensar.
Clau: "cazaste" la onda :) "The Trip"... con Jack Nicholson como guionista?? TENGO que ver eso. Gracias.
EEDV: No quiero hacer apología de las drogas, sólo quise transmitir mi experiencia. Queda en vos. Si lo hacés, pasala bien (asegurate estar de ánimo).
Y gracias, por supuesto, también a Lukarda y Macarena. Siempre pueden opinar lo que gusten. Como dijo Leonardo Parente: AVE ALBERT!
Me fui.

Luciana dijo...

Hola amiga.Recuerdo mucho ese trip y tu forma de describirlo me lleno de recuerdos. Segui la idea de hacerlo guiòn (YO QUIERO UNA PARTE JA JA JA)despuès nos vamos a Hollywood.Buehh basta de boludez.Realmente me gusto mucho creo que lograste capturar el espiritu Gonzo del asunto . Muy buena suerte y bien ahi con lo que escribis.

Besos
Dra.Gonzo