Pages

Ellos abren ojos invisibles

15 marzo 2010


A los gritos. Entre dientes. Por la calle. Con el martillo en el dedo, con la manija en la mano. Con un vecino. Golpeando cacerolas. Tragando miedo, pidiendo luz. Por la tierra, por los hijos. Por agua. Andando, y sintiendo dolor. Contra la naturaleza. En pelotas. Por creer que nada va a pasarte. Con razón. Pidiéndole respuestas a Dios.
Hay quienes protestan como un mantra sus miserias habituales, cada mínimo tropiezo.
Discuten en voz alta todo lo inevitable de una vida que no es geométrica.
Aburren. Se hacen esquivar: la queja repetida no alivia, difunde el malestar y lo multiplica.

Existen, sin embargo, verdades que no admiten un escondite de silencio. La protesta es entonces conciencia colectiva, que se vuelve un arma poderosa si es capaz de generar acción. Hoy protesto por todos aquellos que dañaron a mi naturaleza...y hoy la estamos padeciendo. Entonces, necesité expresar con un dibujo, la bella música que escuché el sábado por la tarde. Por agua, por alimentos...por amor, puro amor para nuestros hermanos chilenos que brota desde mi alma y así tuve un instante de catarsis coloreada.

Un abrazo a los klamahánicos y a los que tienen un alma y saben usarla.
Ellos abren ojos invisibles, duplican el mundo, ensanchan la fuerza!!!!
No olviden... los felices también tenemos una piedra en el zapato. Tomá.

Ilustración y texto: María del Valle Moreno, diseñadora de Klamahama y autora del arte exquisito publicado en el blog Ojos Brujos.

2 comentarios:

emeygriega dijo...

Veo que tu amor por Chile es enorme. Quiza por ser patagonico. A los porteños nos resulta mas facil amar al Uruguay ( a mi al menos).

Todo este desastre me unio fuertemente con ellos, con su musica, su literatura, sus luchas comunes contra las dictaduras de un Plan Condor que debio unirnos mucho antes que un sismo.

Pronto estare en Chile y te dedicare especialmente mi modesta cronica de viajera, intuyo que la disfrutaras como nadie, con ojos bien abiertos.

Ariel dijo...

La verdad es que desde que soy papá, veo todo con un cristal mucho más sensible. Y el drama de los amigos chilenos lo siento extremadamente cerca, tal vez porque donde vivo también viven muchos chilenos, porque tengo compañeros de trabajo chilenos, porque leo el blog de la santiaguina Fabiola y por un momento pensé que nos podría pasar a nosotros y eso me estremece.
Entiendo lo que mencionás sobre la cultura, pero en lo particular no se me cruzó nada de eso. Es sólo una cuestión de ponerme en lugar de toda esa gente que perdió TODO, excepto los recuerdos.
Lo de dedicarme la crónica es un halago que no merezco. Si no te enojás, te sugiero que se lo dediquemos juntos a esa gente que necesita todo, lo obvio y los cariños de este tipo también.
Mirá acá: http://mydaydream.wordpress.com/

Y aparte de eso, GRACIAS por charlar conmigo. Es agradable tu visita.
Abrazo!